Consejos para tu Salud header image 2

Lipotransferencia, cuando la grasa es “reutilizable”

18 enero 2011 · Dejanos tu comentario...Sin Comentarios

La proliferación y normalización de las intervenciones y tratamientos estéticos en nuestra sociedad es cada vez más evidente. Solo hay que echar mano a las últimas cifras que la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) ha recogido en el primer estudio sobre la actividad de intervenciones quirúrgicas en nuestro país. Aunque la crisis ha mermado la actividad en un 26,6%, en España se han realizado 105.000 intervenciones en 2009.

Junto a las técnicas y tratamientos convencionales han ido apareciendo destacables novedades en el campo de la estética, que tienen cada vez más seguidores. Aunque en nuestro país no es una de las técnicas más demandadas, como ocurre en Latinoamérica, la lipotransferencia, está siendo cada vez más conocida. “Existe una marcada tendencia a aumentar el número de procedimientos, ya sea por la mejoría en algunos aspectos de la técnica, que la hacen ser más fiable y reproducible, siendo indicada por mayor número de profesionales o bien por el efecto boca-oreja producido por muchas pacientes sudamericanas, que también hace aumentar la demanda por parte de los pacientes”, afirma Dr. Pineda Sierra, responsable Médico de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética de Clínica Londres en Madrid.

Pero, ¿Qué es la lipotransferencia?

En Medicina Cosmética y Estética, el injerto de grasa (lipotransferencia) es un procedimiento quirúrgico menor mediante el cual se trasplanta grasa seleccionada del propio paciente a determinadas zonas de su cara y/o su cuerpo; con la finalidad de proporcionar volumen y forma a zonas que pudieran estar en déficit. La grasa se obtiene, por tanto, del propio paciente con unas cánulas especiales que evitan que las células grasas se dañen. Esa grasa se centrifuga para separar, por densidades, las células grasas puras de otros componentes del material extraído, no interesantes para este procedimiento.

Durante II Congreso de la Sociedad Española de Trasplante de Grasa, organizado en diciembre, quedó claro que el tejido adiposo es un elemento muy útil en el rejuvenecimiento facial ya que volumiza y mejora el aspecto de la piel, permitiendo recuperar el aspecto tridimensional de la cara. “Lo cierto es que los avances en el conocimiento de los últimos cinco años son sorprendentes y hemos pasado de considerar a la grasa como un material prácticamente inerte y de desecho, por ejemplo cuando practicamos liposucciones con la intención de corregir o remodelar un contorno corporal, a comprender que se trata de un tejido vivo, formado por unas células que nacen, se desarrollan, viven y mueren, y tienen funciones específicas”, afirma el Dr. J. Víctor García, presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Estética.

El gran inconveniente de esta técnica siempre ha sido la limitada supervivencia de la grasa reimplantada, limitación que ha sido superada gracias a los estudios científicos del Prof. Maurizio Ceccarelli de Roma y el Dr. J. Víctor García. De forma conjunta, han desarrollado protocolos con el fin de enriquecer con células madre la grasa que posteriormente servirá como material de relleno, para que sea capaz de formar tejido nuevo; en definitiva, se trata de facilitar la estabilidad del implante y la duración del resultado.

Durante años se ha pensado que la grasa facial es una masa confluente, que con el paso del tiempo “cuelga” más por efecto de la gravedad. Recientes estudios han permitido constatar que, contrariamente, el rostro está formado por compartimientos grasos individuales que ganan y pierden contenido (cantidad y calidad) en momentos diferentes y con velocidades distintas a medida que envejecemos, explica el Dr. García.

Existen diferencias obvias entre un rostro joven, donde la transición entre los compartimientos es muy suave y un rostro más envejecido, donde se producen cambios debidos a la degeneración involutiva y a las variaciones de volumen.

El trasplante de grasa aporta además células madre, denominados preadipocitos, con su capacidad diferenciadora, multiplicadora y de desarrollo. La función de los preadipocitos es la de logara una corrección completa, eficaz y sostenida en el tiempo.

¿Cuáles son las zonas en las que se aplica esta técnica?

“La lipotrasferencia es una técnica que se puede aplicar a la mayoría de zonas del organismo, pero lo más frecuente es utilizar el abdomen o los flancos como zonas donantes y trasplantarlos a zonas receptoras con un defecto graso por diferentes motivos con una técnica reparadora, o bien zonas donde queramos mejorar la estética y forma a base de volumen graso como los glúteos o las mamas”, explica el Dr. A. J. Pineda. Según explica este experto, el resultado en algunas zonas como los glúteos esta técnica es claramente superior a otros procedimientos, sin embargo en otras zonas como las mamas supone un mayor tiempo quirúrgico, una convalecencia más dolorosa y duradera y un resultado similar conseguido con una prótesis anatómica; por lo que por el momento  no es  procedimiento estándar para esta zona.

Últimas novedades en el sector estético

El rejuvenecimiento facial es posible sin necesidad de pasar por el quirófano. Existen materiales de relleno para tratar surcos y arrugas como la toxina botulínica y el ácido hialurónico, sustancias que además se pueden combinar para un tratamiento más global. En el caso de la primera, el efecto es de alisamiento evitando que se marquen las arrugas, el segundo produce un efecto relleno de marcas finas o surcos más marcados que dejan las arrugas.

Si bien, la lipotrasferencia es una “novedad” rescatada de los procedimientos más clásicos, otra de las novedades es la utilización de factores de crecimiento y de células madre en algunos procedimientos para mejorar los resultados. A su vez la suturas reabsorbibles ancladas, permiten una mayor coaptación de la herida con menor tensión y menor material extraño a reabsorber por el organismo. Si bien el mayor avance viene dado por el mayor conocimiento e información que tienen las propias pacientes acerca de técnicas, clínicas y profesionales, que hacen el sector sea más seguro y con menos intrusismo”, explica el Dr. Pineda.

Desde el punto de vista quirúrgico, sin embargo, en España lo más demandado en la actualidad sigue siendo la liposucción y la cirugía mamaria, tanto sea de aumento como de elevación o reducción. Aunque cada vez es mayor la conciencia estética por parte de la población siendo muy actual el clásico pero veraz “más vale prevenir que curar”, teniendo médicos estéticos de referencia para evitar un envejecimiento prematuro, con técnicas poco invasivas que se aplican de una forma periódica para mantener la salud estética del individuo.

Categorias: Belleza-Cuidados personales · Pacientes

0 respuestas ↓

  • Todavía no hay comentarios, anímate a dejar el tuyo rellenando el formulario.

Por favor, escriba su log in para escribir un comentario.